Gobierno Abierto y la lógica maniquea

En un reciente evento en Buenos Aires el activista  Alvaro Vargas Llosa*  afirmó que el Gobierno Abierto podía ayudar a América Latina, exponiendo la verdadera situación de la región. Vargas Llosa afirmó en su presentación que el Gobierno Abierto era una nueva herramienta de la política exterior norteamericana para influir al mundo y la región en épocas del multilateralismo. A su vez, Vargas Llosa indicó que la publicidad de rankings y otros instrumentos pueden exponer lo que pasa en países como Ecuador, Venezuela y la propia Argentina.  No es el primero en decirlo, de hecho el comentarista David Eavessugirió que una nueva lógica geo-política se habría instalado entre los países “Abiertos y Cerrados”.  

Las discusiones sobre geopolítica no son mi fuerte pero encuentro varios problemas con el argumento de Vargas Llosa (y en general con todos los argumentos de corte buenos vs. malos, abiertos contra cerrados, etc). Si bien los Estados Unidos han tenido que repensar su estrategia con América Latina (particularmente, desde que dentro de Estados Unidos los latinos han ganado mucho peso político)  y el continente se ha volcado hacia la izquierda,  la realidad es que el otro lider de la iniciativa de gobierno abierto fue Brasil. Brasil ha sido uno de los principales motores de esta agenda en los primeros tiempos, y reducir el rol que Dilma Roussef  ha jugado en esto, sería bastante  injusto.

El segundo problema no menor es que asumir que esto es un intento de influencia del poder “blando” de Estados Unidos en la región, es no reconocer que la misma ha vivido una larga lucha por conocer la verdad histórica, así como ampliar los derechos humanos y recuperar espacios democráticos. No todo ha salido de maravilla, pero las fuerzas que pedían gobiernos más abiertos, pre-existían a esta alianza y venían de tiendas políticas bastante dispares

En tercer lugar , el gobierno abierto desnuda a todos por igual. En este excelente post  Jennifer Hoezler, ex miembro del staff del Senador Ron Wayden (uno de los pocos que ha estudiado en sero el tema de la vigilancia online en los Estados Unidos) analiza en bastante detalle las miserias de la Administración Norteamericana. O este post de  Nat Heller de  Global Integrity, donde la pregunta clave es hasta donde puede realmente ser abierto un gobierno en los Estados Unidos. La administración de Obama ha perseguido a la mayor cantidad de  servidores públicos que han denunciado irregularidades “whistle blowers” y la Sunlight Foundation ha expuesto varios problemas del dinero y la política norteamericana.

Si el plan era “ayudar” al mundo, el gobierno de Estados Unidos parece haberse disparado en el pie, pues ha dado lugar a que una compleja red de actores demande más accountability de su propio  gobierno. Sería ingenuo pensar que todo es color de rosas en el gobierno abierto. Países como China y Rusia (por nombrar en términos geo-políticos dos pesos pesados) no se han unido a este movimiento. Sin embargo más allá de los limites macro, China ha impulsado una serie de reformas buscando contener la corrupción e incentivando la rendición de cuentas social.  En todos lados, se cuecen habas.

El gobierno abierto, en su estado de debate actual, nace de cambios más estructurales en el proceso de globalización, y dista mucho de ser un nuevo intento de “ganar mentes y corazones” en el exterior. En contexto, las iniciativas de gobierno abierto significan cosas distintas en Uruguay que en  Estados Unidos o Honduras Siempre por supuesto habrá personas e instituciones pensando en la “gran política del gobierno abierto” y en como influir más en una región u otra.   Y  por supuesto habrá quien quiera capitalizar esto  como un logro político de uno u otro partido político, de derecha o izquierda. En un mundo de relaciones cada vez más complejas, esas estrategias tienen resultados poco seguros, y parecen simplificaciones peligrosas. Por lo pronto, en temas de gobierno abierto hay muchos estudiantes, y pocos en condiciones de dar catedra.

* Yo asistí al evento, organizado por la Ciudad de Buenos Aires, pero debí retirarme previamente a la exposición de Vargas Llosa

Comentarios desactivados en Gobierno Abierto y la lógica maniquea

Archivado bajo Sin categoría

Los comentarios están cerrados.